Rabonas en la línea de combate en el sur de Perú, 1879-1880

79 0

Las “rabonas” (y las “vivanderas”) fueron piezas fundamentales en la armazón logística del Ejército de Bolivia, que se desplazó a la ciudad Tacna y el sur del Perú. Una parte, cuyo número no es posible determinar, se asentó en Tacna y los valles de sus alrededores, pero otras acompañaron a sus compañeros a recónditos y desolados lugares como el pequeño puerto de Pisagua, rodeado de arena y mar. Cuando Chile inició su ofensiva terrestre y el 2 de noviembre de 1879 tomó este puerto peruano se hizo de casi un medio centenar de prisioneros bolivianos, pero también prisioneras entre las “rabonas”, quizá un quinteto que no lograron huir porque sus compañeros estaban heridos.

Ellos y ellas fueron trasladados a Copiapó, en pleno desierto de Atacama. Allí podían moverse con independencia, pero sin salir de sus límites. Permanecerían hasta octubre de 1885, cuando varias mujeres fueron liberadas. Gregoria Arce de Cochabamba y su hija, no se sabe si procreada en cautiverio o antes. Damiana Vargas y Eulalia Peña viudas de soldados del batallón boliviano “Victoria”, cuyos compañeros murieron en Copiapó. Lo propio ocurrió con Manuela Díaz, viuda de un soldado del “Independencia”. Todas oriundas de Cochabamba.

¿Participaron las “rabonas” en el combate, armas en ristre? No hay datos que lo confirmen. No fueron pues similares a las “soldaderas” en la revolución mexicana de 1910. Una excepción pudo ser la “fiera” Claros oriunda de Cochabamba, compañera de un sargento, la que pidió al presidente Hilarión Daza, un arma para acompañar a la columna. Daza accedió y le otorgaron un fusil y un puesto en filas. Nada más se sabe de ella, pero de seguro se replegó desde Camarones, y sin combatir, con el resto de la tropa en noviembre de 1879.

Lo ocurrido en las alturas de Tacna el 22 y el 26 de mayo de 1880, permite observar el comportamiento de estas mujeres al filo del combate. Durante el primer día, en una pequeña escaramuza de cañoneo, según el testigo Manuel Claros: “Una vivandera Lorenza (cochabambina) había venido a fila del combate, a vender panes, cigarros, fósforos, etc. Allí estaban comprando cigarros dos (soldados) cuando la bomba cayó al extremo de la pollera de la mujer, enterrándola con una columna de tierra; ésta restregándose los ojos decía en quichua: “señor tome su medio de cambio”.

Cuatro días más tarde, la gran batalla, el joven subteniente Daniel Ballivián del “Colorados” narró la emotiva presencia de una “rabona”, mientras las balas de cañón llovían peligrosas sobre las posiciones peruano-bolivianas. Ella, como todos los días, llevaba alimento al campamento. “Era la del sargento Olaguibel, que llegaba con una ollita de barro con las puntas del paño en que iba envuelta.

Venía desde Tacna trayéndoles su almuerzo a su compañero. Después de saludarse, la mujer procedió sin dilación a vaciar en un plato el contenido de la olla, mientras el sargento aprisionaba en sus robustos brazos al niño que besaba y acariciaba con ternura. Cuando le hubo alcanzado el plato colmado de un sustancioso chairo, la rabona tomó, a su vez, al niño en un brazo sujetando al mismo tiempo el rifle del hombre con la mano que quedaba libre. Terminado el almuerzo, hombre y mujer se confundieron en un estrecho abrazo de despedida, después del cual ella volvió a presentarle al niño para que lo besara por última vez y echándoselo en seguida a la espalda cogió el lio(atado) con una mano y emprendió rápidamente viaje de regreso a Tacna”.

Concluido el combate, como a las 15 horas, y replegadas  las vencidas tropas boliviana-peruanas, más tarde y los días siguientes, las “rabonas” de sectores populares volvieron al ensangrentado campo dominado por Chile a buscar a su gente. Ignacia Zeballos de la Cruz Roja de Bolivia, las describió con tristeza: “Mujeres vestidas con mantas y polleras descoloridas, algunas cargando una criatura en la espalda llevando un niño en la mano, circulaban entre los cadáveres; encorvadas buscando al esposo, al amante o quizá al hijo, que no volvió a Tacna. Guiadas por el color de las chaquetas, daban vueltas a los restos humanos y cuando reconocían al que buscaban, caían de rodillas a su lado”.

Las “rabonas” eran, sin duda, compañeras de vida y muerte.

 

/LOS TIEMPOS/

Compartir este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email