Napoleón Bonaparte: Los últimos días del emperador

64 0

Napoleón Bonaparte nació en la isla de Córcega (Ajaccio, 1769), en pleno mar Mediterráneo, y murió el 5 de mayo de 1821, en la retirada isla de Santa Elena, en mitad del océano Atlántico, donde fue desterrado por los británicos tras derrotarle en la batalla de Waterloo, en Bélgica, el 18 de junio de 1815.

En el período comprendido entre su estancia en ambas islas, unos 36 años, el general Napoleón, que vivió la Revolución Francesa a los 20 años de edad, se convirtió en un excelente estratega gracias a sus fulgurantes campañas en la Europa continental, que le han situado a la altura de otros líderes militares como Alejandro Magno, Julio César y Carlomagno.

Pero Napoleón también fracasó en numerosas ocasiones: en la campaña de Egipto y Siria, a pesar de que se descubrió la piedra de Rosetta; en la batalla de Trafalgar; en la batalla de Bailén y en la de Vitoria; en la campaña de Rusia; en la batalla de Leipzig, y, por último, en Waterloo, donde se rindió a los británicos, quienes le deportaron a la lejana Santa Elena.

A 198 años de la muerte de Napoleón Bonaparte

Quien era Napoleón Bonaparte?

Hace 199 años, el 5 de mayo de 1821, murió en la isla de Santa Helena, en medio del Atlántico Sur, Napoleón Bonaparte Ramolino, víctima de cáncer de estómago, a los 51 años. El padre del futuro Emperador, Carlo Maria, que luchó contra los franceses por la independencia de Córcega, aceptó la paz y éstos lo recompensaron enviando a sus dos hijos mayores a los mejores colegios de Francia.

Napoleón será enviado a la escuela militar de Brienne. Sus compañeros aristócratas se burlaban de él por su estatura, su piel amarillenta, su apariencia desgarbada y su nombre poco común. Después de saber su nombre, preguntarán: «¿Napoleón? Ese nombre no está en el diccionario».

«No, pero está en el mío», replicará el niño rebelde. Creció así, orgulloso y reservado. En la soledad de su habitación, el muchacho leía a los grandes autores: Voltaire, Plutarco, Maquiavelo, Montaigne, David Hume y Tácito. Durante la Revolución Francesa, su superior, el general Dugommier, sorprendido por su iniciativa en el sitio de Toulon el 18 de septiembre de 1793, escribirá a la Convención: «Promuevan a este joven, porque de otro modo acabará promoviéndose a sí mismo».

Los Cien Días: la vuelta al poder de Napoleón Bonaparte

El vencedor de Austerlitz tenía una memoria prodigiosa y una mente analítica; cuando cenaba, cogía las tajadas de los alimentos con los dedos, mojaba el pan en las salsas y se manchaba casi todo el uniforme; le gustaban el pollo frito sin sal y los macarrones con queso parmesano; no conservaba ningún orden al comer: pasaba del asado a los entremeses y después a las ensaladas y saboreaba con gusto las chuletas, las judías, el pollo salteado con tomate, las lentejas, el pecho de cordero a la parrilla, el pescado frito y las pastas italianas; dictaba varias cartas a la vez -como Julio César- y dio reconocimientos a tres grandes personalidades: Alessandro Volta, Johann Wolfgang von Goethe y Antonio Canova; cuando se iba a dormir, se metía a la cama corriendo porque era muy friolento; no soportaba los malos olores, por lo que tenía en su aposento un pebetero del que emanaban humo aromático y ámbar.

Aunque tenía varios ministros, Napoleón -aquí retratado por Jacques-Louis David en 1812- se encargaba de casi todos los aspectos de la gestión pública: comercio, finanzas, industria, relaciones exteriores, educación, ejército, marina de guerra, leyes, etc.

Hoy recordamos al hombre que, de la pobreza absoluta, ascendió al poder supremo gracias a su personalidad, su capacidad y a su talento. Una anécdota: vio una manzana que se hallaba en lo alto de un árbol, y como no podía alcanzarla debido a su corta estatura, un granadero lo notó, tomó la manzana y se la entregó, al tiempo que le decía: «¿Ya ve, Sire? Yo soy más grande».

SANTA ELENA EMPEORÓ A NAPOLEÓN

Napoleón Bonaparte: Cosas que no Sabías

El Northumberland, un navío de guerra de la Royal Navy al mando del almirante Cockburn, transportó a Napoleón a la isla volcánica de Santa Elena, que pertenecía a la Compañía de las Indias Orientales, donde fue confinado en un peñasco azotado por vientos impetuosos y expuesto a lluvias copiosas o a un sol que caía a plomo.

El 17 de octubre de 1815 desembarcó en la isla y durante las primeras semanas se alojó en una pequeña habitación, situada bajo un granero, en una casa de campo llamada Briars, al cuidado de la acogedora familia de William Balcombe, un comerciante local, con cuya hija entabló una amistad. Betsy, de 13 años de edad, era el único miembro de la familia que sabía hablar francés.

La salud de Napoleón empeoró con su traslado a Longwood House, una vivienda expuesta a un clima insalubre, que se convirtió en su último asilo en la isla. La muerte se debió, según la autopsia, a un cáncer de estómago, aunque existe la creencia de que pudo ser víctima de un envenenamiento con arsénico.

Las últimas investigaciones corroboran el diagnóstico original, ya que su padre y una de sus hermanas también fallecieron por el mismo motivo. Napoleón fue enterrado en Santa Elena hasta que sus restos fueron repatriados en 1840.

 

Enciclopedia Libre

Compartir este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email