La industria de la barbarie: Los selk’nam exhibidos en Buenos Aires

Posted on at 1:41 am
161 0

En 1898 el presidente Julio A. Roca inauguró en la capital argentina la Exposición Nacional de la Industria, un certamen de gran magnitud cuyo edificio central fue el monumental Pabellón Argentino, obra que fue construida en París para la Exposición Universal (1889), demandando un gasto millonario.

La imagen puede contener: una o varias personas

La exposición reunía lo mejor de la banca, las artes, el comercio y la industria. La muestra incorporó la presencia de aborígenes vivos: dos familias “fueguinas”, tal cual se leía en los principales periódicos de la época, llevadas por el gobernador de Tierra del Fuego.

La Prensa escribió al respecto (4 nov. 1898, p.3) que “la exhibición de esta raza indígena en la Exposición Nacional tiene por fin que el público argentino conozca directamente los seres inferiores que pueblan todavía parte de la República”.

Según La Nación (3 nov. 1898, p.5) la finalidad era “trasladar a la exposición toda la vida salvaje y pintoresca del extremo de nuestro territorio”.

La intención era bien clara, mostrarle al público el contraste entre el progreso y la barbarie, qué se buscaba y lo que se dejaba atrás. Probablemente, una forma de justificar el genocidio indígena que sucedía por aquellos tiempos.

La imagen puede contener: cielo y exterior

El Pabellón Argentino fue construido para cumplir su función en la Exposición Universal de 1889 (donde fueron exhibidos 9 selk’nam como caníbales). Fue desmantelado y transportado en la embarcación “Ushuaia” hacia Buenos Aires donde funcionó como Museo de Bellas Artes. En 1898 fue sede de la Exposición Nacional de la Industria.

La primera masacre del Estado argentino al pueblo selk’nam

Hace 133 años llegaba a la Isla Grande la Armada argentina en una expedición oficial. Aquel 25 de noviembre las costas fueguinas fueron escenario de una terrible matanza. El suceso cobró relevancia por ser una de las primeras e injustificadas masacres del Estado nacional en contra de nuestros pueblos originarios.

Alrededor de las 10 de la mañana una docena de hombres fuertemente armados interceptaron a un numeroso grupo de antiguos selk’nam que, a pesar de la clara desventaja se resistieron a ser capturados.

Tras un desigual enfrentamiento el oficial al mando Ramón Lista ordenó “cargarlos a sable”, dejando en el terreno entre 26 y 28 víctimas fatales y capturando a los sobrevivientes, en su mayoría mujeres.

Esta no fue la única vez que esta expedición derramó sangre originaria. Unos días después un suceso marcado por el desprecio y la saña tuvo lugar, cuando un joven selk’nam fue acribillado por 29 balazos de remington.

Hay muchos 25 de noviembre, uno solo, que se repite una y otra vez hasta nuestros días. Todos ellos evocan desgarradores recuerdos. Somos pasado pero también presente, porque a pesar de todo el pueblo selk’nam vive, y no es una metáfora.

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

Imagen: Los tripulantes del HMS Nassau se “enfrentan” a un grupo de originarios selk’nam . Grabado del SXIX.

 

TOMADO DE: https://www.facebook.com/pg/Shesces/posts/?ref=page_internal