25 de mayo de 1825: Primer grito libertario de América

201 0

Chuquisaca conmemora hoy 211 años de la gesta libertaria del 25 de mayo de 1809, fecha que marcó el inicio del proceso emancipador   hispanoamericano de la corona española y que culminó el 6 de agosto de 1825 con la firma en la ciudad de Sucre del Acta de la Independencia y el nacimiento de la República de Bolívar, hoy Bolivia.

En esta ciudad, que a principios de siglo XIX se llamaba Chuquisaca, se dio una sublevación que muchos historiadores consideran el puntapié inicial del movimiento emancipador de América Latina, razón por la que muchos historiadores han dedicado sus esfuerzos a este acontecimiento.

Sucre, conocida como la ciudad de los cuatro nombres, resume la historia de Bolivia colonial, desde sus orígenes más antiguos. Antes de la llegada de los españoles, la ciudad de Chokechaka –donde residían los sacerdotes de la tribu originaria los Charcas– tenía autonomía propia con respecto al imperio inca. El 29 de septiembre de 1538, el conquistador español Pedro Anzures de Campo fundó por mandato de Francisco Pizarro, la Villa de La Plata (hoy Sucre) como parte de la Audiencia de Charcas. Esta villa se convirtió en una ciudad muy importante durante toda la época colonial y fue gravitante para el desarrollo intelectual y del pensamiento libertario americano.

Ideas liberales

Los estudiantes chuquisaqueños de la Universidad Real y Pontificia San Francisco Xavier, bajo la influencia de las ideas liberales en auge en la metrópolis colonial, tras la Revolución Francesa, encendieron y difundieron la chispa de la emancipación. Manuscritos de esa época, hacen referencia a que los movimientos libertarios del 25 mayo de 1809 fueron planificados secretamente, y que ya en 1807 se reunían Ángel Mariano Toro, Joaquín Lemoine, los hermanos Zudáñez y otros “que alentaban y discutían sus diferentes inquietudes, espiando la ocasión para plasmar sus ideas”.

Para unos había que luchar por restablecer a Fernando VII, mientras que otros pensaban que la pelea era en contra de Carlota de Borbón, la regente portuguesa que había traslado su trono a Brasil para escaparse de las garras del emperador francés. Portugal para aquel entonces tenía ganas de sumar aún más territorio dentro de Brasil, y el alto Perú –buena parte de la Bolivia de hoy– era apetecible, algo que no gustaba mucho a los bolivianos.

Otro grupo pujaba por romper lazos con España y construir una nación independiente y unos cuantos más votaban por todas las anteriores opciones, o quizás por ninguno. En este contexto, al anoticiarse de la prisión de Fernando VII, lanzaron pasquines “llenos del espíritu libertario que los animaba”.

Entre los graduados de San Francisco Xavier estaba el abogado Jaime Zudáñez, prestigioso por defender a los pobres y quien jugó un papel crucial en las movilizaciones del 25 de mayo. Las acciones (o “conspiraciones”) de Zudáñez y su grupo llegaron a oídos del gobernador de la provincia Ramón García de León y Pizarro quien los mandó a arrestar. Pero, el  único que fue apresado fue Zudáñez, acusado de “conspiración”, quien mientras era llevado por las calles gritaba por apoyo, el cual recibió.

Este arresto se sumó al descontento popular por las presuntas relaciones entre Pizarro y la corona portuguesa, y todo ello degeneró la noche del 25 de mayo, en una revuelta popular que derrocó al gobernador e instaló, la madrugada del 26 de mayo, una suerte de junta criolla en el poder.

Mientras los autores de la Revolución de Chuquisaca fueron nuevamente depuestos por la autoridad española en diciembre de 1809, y los participantes diseminados como prisioneros en varias cárceles del continente, la emancipación se había regado como una chispa y era una realidad que tomaba más fuerza en otros lugares de Bolivia y del continente hispanoamericano; en 1810, en Buenos Aires, Caracas, Bogotá y en México, justamente en La Paz, tres meses después (16 de julio), se desataba una revuelta mucho más grande y que terminó con una represión mucho más violenta y sanguinaria de sus actores.

Compartir este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email